La artista

La profesión de mi padre me lleva a vivir en algunas ciudades de Chile, hija de dos seres amantes de los viajes, el romanticismo, la lectura y rodeada de un gran ambiente cultural, desarrollo un gran afecto por la loca geografía de mi país, dedicada a la familia recuerdos imborrables impregnan el detalle de los tiempos de hoy en mis recuerdos de un pasado provinciano.
En santiago estudio mis cuatro años finales  en  el Colegio Carmelitas, y los estudios superiores en la escuela de Derecho U. Católica de Chile, donde atisbos artísticos  y gustos por el lápiz  hacen quizá  un comienzo de un delineado en formas y movimientos.

Años en etapa de sueño en el arte, dedicando el escaso tiempo a escribir cuentos para niños, hasta despertar en intenso, donde la pasión atrapa y el color embriaga...


Sin estudios de arte me apoyo en el trabajo del pintor de brocha gorda, carpintero, albañil, soldador, vidriero, modisto y comienzo una loca aventura que hasta hoy no detiene su marcha.
Armo un taller en pleno patio de mi casa y en un trabajo de nocturnos y amaneceres durante casi dos años la artista emerge y crea...

En el año 2012 expongo en la Aldea del Encuentro, Municipalidad de La Reina, Santiago, 33 obras de gran formato y color.


En el año 2013 entro al Palacio La Alhambra , cuna del arte clásico nacional  y en una exposicion colectiva una de mis sirenas recibe  premio a la belleza de la pintura por el jurado del japón.


participo en varias exposiciones colectivas de la sociedad nacional de bellas artes este año  hasta hoy, finales del mes de octubre 2013.


De espíritu creativo, me defino como artista vanguardista autodidacta, sin guías ni profesores y en el absoluto desconocimiento del uso de técnicas óleos, pasteles, barnices, acrílicos, tierras, etc... trabajo sobre lo nuevo y entrelazo el mundo en caricaturas con el movimiento y expresividad del hombre en todos sus estados.